Madre Hada

Ximena Gomez

 

La casa estaba en silencio.

El bombillo a punto de fundirse,

 

Apenas iluminaba el corredor,

La escalera al jardín.

 

Por allí paseaba ella con el bastón.

Ella decía que el corredor era

 

Una calle con farolas

Llenas de polillas.

 

Bajo la luz mortecina se veía

Pequeña y frágil.

 

Caminaba oscilando,

Tenía la belleza

 

De las flores que se inclinan,

Se secan

 

Y pierden cuerpo.

Quise gritarle que tuviera cuidado,

 

Que no fuera más allá del corredor,

Que podría pisar un pasto engañoso

 

Y hundirse en la tierra.

La vi achicarse y convertirse

 

En un hada minúscula de hierba,

Que se perdió en el jardín a oscuras.